Google+ Badge

viernes, 6 de mayo de 2016

Ciudad de un bibliófilo

La Ciudad que sueña un Bibliófilo es donde las calles son nombradas por los escritores más famosos, los edificios o casas son los libros favoritos de cada lector; los ascensores te llevan al capítulo siguiente y las paredes de tu casa estarán llenas de las frases de tu escritor predilecto. Cada habitación es como un párrafo que llena nuestra vida de vivencias y sueños sin fin. La cama sería un libro donde estará lleno de historias agradables y tus sábanas serán los mantos de letras que llena tu vida de ilusión.

Escrito: Edgar Mendoza

lunes, 11 de abril de 2016

Foto del día

Fotógrafo: Edgar Mendoza
Ubicación:
Salto el Hacha
Edo. Bolívar

sábado, 9 de abril de 2016

Extracto del libro

Noah del escritor alemán Sebastian Fitzek.
Comparto este pedacito del libro debido que me parece muy interesante tener presente vida; de esa manera podamos reflexionar sobre el consumismo que esta al borde del colapso mundial y buscar los mecanismos personales para tener una conciencia menos destructiva para el ambiente 



----¿Qué crees que pasará ahora con todas las almas que has <<salvado>>?---- [....]
 ¿Y qué se ha ganado con esto? Nada. Las personas morirán de todas formas. Solo que más dolorosamente. Y su agonía durará más. Morirán de sed, de hambre, se masacrarán en guerras o sucumbirán a enfermedades para las que les negamos los medicamentos. El petróleo se terminará en cuarenta años. Y eso que la India, China y todos los demás países emergentes acaban de empezar a consumir materias primas por las que pronto se estarán peleando nueve mil millones de personas. Ya hay mil millones de personas sin acceso a agua potable. Casi cada segundo muere un bebé de desnutrición, cada cuatro minutos una persona pierde la vista porque no puede permitirse tomar vitamina A. Trece millones de ellos al año son niños...
----¿Así que es mejor que los matemos directamente?--- [...] Estamos hablando de personas. No sobre un caballo al que se le da el tiro de gracia. [...] ¿Cuál es tu propuesta? ¿Esperar a que los ricos despierten y cambien sus vida? Eso no sucederá jamás. [...] 
--- Al contrario que tú, yo he visto la miseria con mis propios ojos. He estado en los barrios de chabolas, en las favelas, en los vertederos. Un tercio de la humanidad no tiene dinero suficiente para alimentarse correctamente. Indios de treinta años que caminan sin fuerzas sobre la basura como zombis, mujeres etíopes de veinticinco años a las que se les caen los dientes, que no reciben ácido fólico ni vitaminas durante el embarazo, por lo que sus hijos llegan al mundo ciegos, lisiados, con deficiencias mentales, o con inteligencia limitada en el mejor de los casos. Estamos hablando de cientos de millones de personas a las que su intelecto jamás les permitirá cambiar el sistema que los explota. [...]
--- Conocemos los datos. Cualquier idiota puede buscarlos en Google. Pero miramos para otro lado. No hacemos nada. ¿Por qué? [...] Porque no queremos [...] Porque nos aprovechamos de ello. He intentado abrir los ojos de la gente una y otra vez. En una cena de gala en Seattle mostré un vídeo de niños con deficiencias mentales en orfanatos ucranianos a los que atan hasta que mueren de hambre. Aquella noche mi publico bebía vino a veinte dólares la botella. En mi última aparición, mostré imágenes de un niño que surcaba el mar abierto ante Malta en una cáscara de nuez. Poco después un barco interceptor de Frontex lo abordó. Antes que el chico muriera de sed, lo ahogaron. Por orden de la UE, que quiere evitar que la miseria cruce el mar. Impresionaba a los invitados con estas verdades. Les gritaba. Los insultaba. A veces esto hacía que abrieran sus talonarios. Pero ¿qué cambié con eso? ¡Absolutamente nada! [...]
Tiene que haber otra manera. Nadie tiene derecho a decidir si una vida vale o no vale nada. ---Pero eso es precisamente lo que haces tú---[...] 
La camiseta que llevas. Está cosida en Bangladesh por mujeres que no reciben ni un céntimo por prenda, para que tú puedas comprarla en el supermercado por menos de cinco dólares. Sumando los daños medioambientales por el transporte y un salario digno, debería costar diez veces más como mínimo. Pero nadie quiere pagar tanto.¿Y por qué no? Porque eso supondría una renuncia.
---¿Y eso es lo que pretendes? ¿Que volvamos a la Edad Media?
---Ya hace tiempo que nos dirigimos hacia ella.[...]
---Nuestro planeta no está pensado para que todos conduzcamos coches. Para que comamos  carne todos los días. Para que vayamos de vacaciones en avión todos los años, nos duchemos a diario, todos veamos televisión. Para que todos poseamos un frigorífico que consume electricidad de forma constante, y casa en las que el aire acondicionado o la calefacción están permanentemente encendidos. No puede ser. Nuestras materias primas no basta. No basta para siete mil millones de personas. Y mucho menos para ocho o diez. Todos los sabemos. Pero ninguno queremos cambiar de modo voluntario de estilo de vida. Preferimos librar guerras para garantizar nuestro bienestar. Preferimos que los pobres mueran. [...]
Interpretas las cifras a tu favor. Los países emergentes se están enriqueciendo, y a medida que la riqueza aumenta, la tasa de natalidad disminuye.
--- Lo que significa que en el futuro habrá cada vez menos ricos que vivan a costa de cada vez más pobre. Si todos viviéramos como los pueblos indígenas de Brasil, nuestro planeta soportaría doce mil millones de personas o más. Pero si nos adaptamos al estilo de vida de nosotros los estadounidenses o de los alemanes, hoy en día necesitaríamos ya cuatro planeta. Todo se ha... [...]
Todo se ha descontrolado. Y no solo en los países en vías de desarrollo. En las afuera de París hay campamentos de sin techo que me recuerdan a Dadaab; solamente en Estados Unidos viven tres millones y medio de personas sin hogar. Y nosotros, los que tenemos dinero, miramos para otro lado. [...]
Nos rodeamos el cuerpo de una tonelada de acero para conducir nuestros ochenta kilos de masa corporal hasta el próximo atasco. Desperdiciamos un litro de agua para producir una única caloría de alimento. Al mismo tiempo estamos bombeando a la atmósfera el doble de gases de efecto invernadero de los que nuestro planeta podría soportar. En el Pacífico hay a la deriva un tapete de basura del tamaño de Centroeuropa, [...], seguro que no menguará. Abre el periódico. Enciende el televisor. sequías, inundaciones, tornados; no pasa un solo día sin una mala noticia, sin embargo las conclusiones de las conferencias climáticas no sirven ni para limpiarse el culo. Por no hablar del terror, que cada vez nos azota con más fuerza. Las guerras estallan con más frecuencia allí donde los jóvenes, de pura miseria, ya no tiene nada que perder. Y en estos momentos estamos criando legiones de ellos.
---¿Así que quieres matar a los pobres para que los ricos puedan seguir viviendo como hasta ahora?--- [...]
--- ¿Queríamos reducir la población mundial  unas dimensiones soportables. La cuestión nunca fue quién debía morir, sino cuanta gente, para que la tierra sobreviviera. [...]
---¿No te das cuenta de que el ser humano solo cambia mediante la violencia? Somos egoístas, [...] Únicamente pensamos en nuestro propio beneficio. De lo contrario no soportaríamos ni un segundo el mundo tal y como lo hemos creado. [...]
Un mundo en el que este instante miles de mujeres esclavizadas atornillan nuestros smartphones es fábricas sin ventanas en algún lugar de Asia. Pro no nos manifestamos por mejores condiciones de trabajo, sino que hacemos colas durante noches enteras ante las tiendas para comprar el último modelo,  pesar de que el anterior todavía funciona perfectamente. Este va a la basura, sin tener en cuenta que miles de personas se matan brutalmente unas a otras en el Congo por el coltán que contiene cada móvil; luchan por los derechos de extracción de esta valiosa materia prima, extraída de oscuros pozos en la selva por niños esclavos que se arriesgan a morir. [...]
---¿Sabías que muchos trabajadores en China sufren cáncer de pulmón porque inhalan sin mascarilla durante dieciocho horas al día las partículas de pinturas de las lijadoras con las que cepillan pantalones vaqueros?, ¡para que parezcan usado! [...]
---Podríamos seguir enumerando tragedias como estas eternamente. [...] El ser humano es como un parásito que chupa la sangre a su huésped hasta que muera con él. Él solo se ocupa de acabar consigo mismo.

Recomiendo el libro...

Noah del escrito alemán Sebastian Fitzek

Sinopsis

El autor del best seller Terapia vuelve a electrizar a los lectores con una trama arrolladora. Él no recuerda su propio nombre. No sabe de dónde proviene. No logra recordar cómo llegó a Berlín y cuánto hace que vive en la calle. Los sin techo con los que vagabundea por la ciudad lo llaman Noah, porque lleva ese nombre tatuado en la palma de la mano. La búsqueda de sus orígenes se convierte en un desafío para Noah. Para él y para toda la humanidad, porque Noah es el elemento principal de una conspiración que pone en peligro la vida en el planeta y ya se ha cobrado diez mil víctimas.


El autor del best seller Terapia vuelve a electrizar a los lectores con una trama arrolladora.
Él no recuerda su propio nombre. No sabe de dónde proviene. No logra recordar cómo llegó a Berlín y cuánto hace que vive en la calle. Los sin techo con los que vagabundea por la ciudad lo llaman Noah, porque lleva ese nombre tatuado en la palma de la mano.
La búsqueda de sus orígenes se convierte en un desafío para Noah. Para él y para toda la humanidad, porque Noah es el elemento principal de una conspiración que pone en peligro la vida en el planeta y ya se ha cobrado diez mil víctimas.

“Sebastian Fitzek es un maestro en revestir los entresijos de la psicología de una tensión palpitante.” John Katzenbach, autor deEl psicoanalista.

“Absolutamente recomendable.” Blogbuch

“Una novela excelente, que atrapa desde el principio. Suspense, conspiración y giros inesperados mantienen en vilo al lector.” Bökers am Markt

“Fitzek es el Stephen King alemán.” RTL

“El mejor Fitzek que he leído. Una idea magnífica que además hace reflexionar.” LovelyBooks

“Este libro no es una novela de suspense normal. Consigue despertarte y hace que tomes conciencia de muchas cosas. […] Ha logrado incluir todo ello en una fascinante historia con mucho suspense. Muy recomendable.” Book Experience

"La sofisticación del estilo y la prosa impecable sumergen al lector en un mundo complejo y excitante.” John Katzenbach, sobreTerapia.

Foto del día

Fotógrafo: Edgar Mendoza
Ubicación
Archipiélago Los Roques
Venezuela

viernes, 1 de abril de 2016

Foto del día


jueves, 31 de marzo de 2016

Dosis para la capa neocórtex

Hora de darle dosis de parrafos y letras a mi capa neocórtex, y de esa manera logra reduccir el virus de la ignorancia.

Y
 
¡Feliz lectura!